30.5.05

La Menstruación a los ojos de los hombres.

Recuerdo hace mucho tiempo, años y muchos, las primeras veces en que vi anuncios de "toallas femeninas" y de "Tampax", yo no tenía ni idea de que anunciaban. Y como niño curioso que era le fui a preguntar a mi madre. Me dijo que eran cosas para mujeres. Y hasta ahi su respuesta. Segui insistiendo y entonces se alargó en su respuesta. Son para la menstruación. En aquella ocasión hasta ahi terminó el interrogatorio.

Mucho tiempo después las "toallas sanitarias" eran una especie de fetiche sexual. Extraerlas de las mochilas de las niñas de la preparatoria (mi secundaria fue en una escuela de puros hombres, si, ya se, grave error, lo se, creanme que lo se, y además fui muy late bloomer, también lo se), tenía un encanto particular. Nos acercaba al lugar en el que queriamos estar. Esa "toalla" estaba destinada a posarse entre las piernas de una mujer, esa "toalla" era sujeto de envidia. Las condiciones bajo las cuales a la "toalla" le tocaba estar en tan sacrosanto lugar eran detalles menores.

Mas adelante, la menstruación comenzó a tomar una forma real, ya no era un tema abstracto, ya no se trataba de una imagen esquemática del despeñamiento en un libro de anatomía o biología. Se trataba de un obstaculo real. Antes de la epoca en que la penetración y la perdida de la virginidad dejaran de ser temas taboos, la menstruación eran el enemigo acerrimo. Esos días era imposible llegar a 3a. base (para los no iniciados, 1a. Besos, 2a, Senos, 3a, Genitales, homeplate Sexo) y había que esperar pacientemente el largo correr de los días.

Mas adelante aún, la menstruación se volvia un objeto de esperanza, se anhelaba su llegada mas que la de Santa Clos, los Reyes Magos y tu cumpleaños juntos. Cada menstruación significa un momento de alivio. Y asi seguimos hasta que algún día su ausencia se vuelve un motivo de alegría, pero no voy a ir para alla en este momento.

Voy a ir al corazón del tema. La menstruación per se como una realidad física. La sangre que sale por la vagina de las mujeres sexualmente maduras. La primera vez que entré en contacto con ella, fue un poco de sangre en un dedo que se aventuró a estimular un clítoris aún en esas épocas "prohibidas" (las comillas son intencionales). Ella tuvo un orgasmo, yo estuve muy contento porque los orgasmos femeninos los disfruto yo enormemente, y mi dedo quedo ligeramente manchado. Yo esperaba algo peor, esperaba un dedo goteante, sangre como en pélicula de terror. Nada siquiera parecido.

Posteriormente en alguna ocasión, se presentó la menstruación durante un periodo vacacional inamovible. Estaba la privacidad, estaba la disposición y estaba la regla. A mi no me preocupaba, me quedaba claro que no iba a salir sangre como por las puertas del elevador del Resplandor y si acaso existia la ventaja asociada de una mejor lubricación. Sin embargo, el tema no deja de ser díficil, algunas mujeres lo aceptan como parte de si mismas, y no tienen mayor conflicto con ello, otras mujeres lo consideran una verdadera maldición y prefieren desaparecer de la faz del mundo mientras sucede, y una gran mayoría se encuentra en algún sitio en medio de esas dos posturas.

Ahora bien, creo que en las parejas que tienen la intención de construir algo a largo plazo, el tema saldrá tarde o temprano. Y habrá que decidir individualmente para cada pareja, si la presencia de sangre en el escenario produce cancelación de las funciones, produce una reubicación a la regadera, hace aflorar al grabador que todos llegamos dentro o simplemente no produce mayor problema.

Sea como sea, mi opinión es que la gran mayoría de los hombres están dispuestos a tratar el tema de una manera adulta y respetuosa, aun si la menstruación per se les es desagradable. Asi que conluyo con una invitación a quitarle el componente taboo al tema del sangrado menstrual. Ya es tiempo.

4 comments:

Armando said...

Estoy aprendiendo a entender a los veinteañeros "late bloomers". Nunca pensé que la menstruación fuera TANTO tema...

Mau said...

"...no iba a salir sangre como por las puertas del elevador del Resplandor..."

iiiuuuu

Sigan Gozando!

maRiana said...

jeje esta interesante tu punto de vista la neta yo hasta hace poco tenia "esos dias" super enjuiciados hasta q mi novio me propuso interntarlo. "que asco" fue lo primero q dijo ¿porq asco?.. me quedé pensando.. y no encontré la respuesta.

Ofelia said...

La verdad es que no entiendo por qué la regla es muchas veces tabú y el semen no. "Gracias" al porno vemos normal que a una chica le eyaculen en la cara y se lo trague pero a los chicos les da asco ya no un cunnilingus con regla sino simplemente el sexo con regla o meter los dedos en la vagina durante esos días. ¿Podemos ser más hipócritas? Una herencia más del patriarcado, la domicación y la pornografía mainstream. Mientras que hay vídeos porno de chicas sacando los intenstinos por el ano (para algunos es un.... "fetiche") y hombres que se masturban viéndolos, luego a esos mismos hombres les da asco el sexo contigo en los últimos días del periodo cuando encima casi ya ni sangras. Así me gusta, construyendo un mundo sin clichés y apoyando la igualdad... Por suerte no son todos los chicos así pero los que sí lo son nunca van a poder construir una relación sana con una mujer si ni siquiera aceptan su cuerpo.