21.4.05

De las decisiones...

El otro día fui con mi mejor amiga a tomar un café. Y me estaba platicando sobre unos chavos con los que anda saliendo. Uno de ellos, resulta que recientemente le soltó la sopa de sus relaciones anteriores. "Todas" o eso dijo él. Y pues ahi estuvieron de las 6 de la tarde a las 10 de la noche con el revelando su pasado y ella... pues no sé supongo que escuchando los detalles relevantes para saber si dar un paso más o no. Pero es pura especulación.

El caso es que ahi andábamos entre capuccinos y crepas de mango y me dice mi amiga que el chavo este le confesó que la relación que más le ha afectado y a la que más le costó trabajo superar fue una que tuvo cuando el tenía 18 años y ella 24. Por lo que sé era una relación de esas donde cada uno se siente muy cómodo, enamorado, ilusionado y complementado.

Claro que las cosas se complicaron cuando ella cumplió 28 años, con él de 22. Porque, ella, quería casarse y él... pues la verdad es que él también, pero de la nada dejó de ser una opción viable. Ella tenía un trabajo estable hacía más de 4 años, él estaba terminando la prepa (porqué a esa edad es de los detalles que ya no me sé, pero al parecer este año se anda titulando, a sus 29).

Así que ella habló con él, le dijo que era tiempo de que ella sentara cabeza y tuviera un hijo y que la verdad es que habían sido muy buenos años con él, pero que chau, ahi nos vemos, me voy de cacería a atraparme a uno casable.

Mi amiga continuó con la historia de él. Me cuenta que la buscó muchísimo, que lloró, sufrió, que la extrañaba y le dolía el corazón. Hasta que un día, como sucede con esas cosas, dejó de doler y empezó a salir con otras chavas, pro cierto, más cerca de su edad. Que en un inicio buscó mucho que fueran chavas similares a su ex de tantos años. Pero que luego eso cambió y que estaba ahora en un mejor lugar en su vida desde donde poder empezar relaciones más serias y con menos fantasmas.

Ahi interrumpí yo y le pregunté que si el chavo este le dijo qué fue de la exnovia. Y me dice mi amiga, pues si se casó, tuvo un hijo y ahora está divorciada.

¿Felizmente divorciada?, dije yo.

Pues no, la verdad es que con muchos problemas- responde mi amiga- Más que nada de dinero y pues con la niña, ya te imaginarás. Además que el ex esposo ya tiene una novia nueva y pues como que ya no les hace mucho caso. La verdad es que...

A ver, interrumpamos este recuento a ver si entendí. A ver, esta tipina dejó a su novio de muchos años a quien adoraba según el recuento de ambos, para casarse y tener un hijo, cosa que consiguió, que
se le jodió en menos de tres años y su situación actual es que está "sola" con un hijo.

Estoy segura que ese no era su plan cuando dejó al primero para casarse con el segundo. Y la verdad es que las razones no importan. Es impresionante cómo parece ser que el estado civil socialmente aceptado de las mujeres de más de treinta es:
  • Casada infeliz
  • Divorciada infeliz
  • Madre soltera
Lo cual deja nuevamente a las solteras como el equivalente social de una persona descompuesta. ¿Porqué no te has casado? ¿Porqué no has tenido un hijo? ¿Qué tienes que es tan horrible que nadie se queda contigo?

El problema es que de verdad de verdad que no tengo más que un ejemplo de la vida real de una pareja que funciona y que están felices y contentos con sus dos hijitos. Pero de ahi en fuera, todos mis amigos caen en alguna de las categorías mencionadas anterioremente. Lo que me hace pensar que debería de ser preferible no casarte que vivir el drama de un matrimonio deshecho con todas sus consecuencias...

Porqué me atrevo a pensar que la tipita de la que habla mi amiga ha llegado a pensar que a lo mejor estaría más feliz ella con su relación anterior que ella misma decidió dejar-- ojo que ella se fue no porque tuvieran problemas-- que con la vida que le está tocando vivir.

Pero eso pienso yo.

Update: Sé que es muy arriesgado afirmar que no existen mujeres casadas y felices. Lo que traté de decir es que yo no las conozco, no he tenido oportunidad de convivir con ellas, y por ello para mi son tan leyenda como lo podría ser el Yeti. Gracias a los comentarios ahora sé que las mujeres casadas felices son un clan y que sólo se juntan con otras casadas felices. Cosa que no soy yo, así es que no es que no existan, sino que no pertenezco al club.

6 comments:

Lucas y Lucas said...

no es malo seguir las líneas sociales, malo si las sigues por cumplir un requisito como si fuera tarea escolar... simplemente lo haces sin ganas

padre blog

Armando said...

Edith tiene 34, es feliz y además está casada.

Serena tiene 30, es feliz y además está casada.

Rosario tiene 32, es feliz y además está casada.

Patricia tiene 31, es soltera, alegre y está en "operación matrimonio".

Hay mucha gente que es feliz y casada. Pero normalmente, como dijeron en Sex and the City, somos conjuntos mutuamente excluyentes. Los solteros no conocen ni frecuentan familias y los casados no frecuentamos ni cultivamos amistades con solteros. Esa es una variable importante de la ecuación.

Además, la felicidad de los casados es una felicidad calma, no estrambótica. Conocer un soltero treintañero feliz es conocer un cascabel: alguien profesionalemente exitoso y por lo tanto con una vida rica en aventuras, anécdotas y buena vida. Conocer un casado treintañero es de lo más aburrido: nomás hablamos de nuestros hijos, de las cuentas por pagar, del trabajo que nos cuesta llevar a cabo nuestros planes de casa, de trabajo, de viajes.

Sugiero tener tooodo eso en cuenta.

Espiral said...

En el caso de mi hermana es una casada feliz, o semi feliz porque luego salen los problemillas.

En el caso de mi prima: divorciada, con una hija y ahora arrejuntada con un bebe en camino.

Mi otra prima.... dejare de ventilar los problemas de la familia. Pero es cierto existen esas tres categorias y las solteras solo somos fregadas por la familia, amigos, desconocidos, colaboradores etc para que nos puedan poner alguna de esas etiquetas, claro que visto desde aqui, prefiero quedarme sentada y divertirme a terminar escribiendo como casado amargado que solo piensa en pagar las cuentas, y arrepentirme de traer a este despiadado mundo a un chamaco (exageraciones mías).

grace said...

Horrible realidad, pero eso es estar bien integrado a la sociedad = haz lo que todos quieren que hagas.

Sin embargo, estoy de acuerdo con Armando. Existen personas muy felices casadas.

Creo que hay que aprender a vivir solo, y si tienes una pareja que te acompañe en tu vida (seas casado, novio, amante, etc) pues a disfrutar. El problema es aprender a sobrellevar esos detalles de la rutina, donde poco a poco se va acabando el enamoramiento. Ese es un punto importante.

yocronika said...

Hola, yo soy casi divorciada y mas o menos feliz. La felicidad es una etapa inconstante. Soy feliz porque mis dos hijos son sanos, estan bien. Tengo pedos economicos, pero a huevo salgo adelante. No estoy tan feliz porque no tengo algun compañero, pero sigo en la busqueda. Pero es cierto que las mujeres divorcidas, separadas son "peores" prospectos que las madres solteras. Peores en el sentido de que no son el prospecto ideal. Nadie quiere cargar con los hijos de otro, como si fueran a cargar con ellos, en fin es compplicado, pero al final, lo que hace que una sea feliz, somos nosotras mismas.

Juanqui said...

Que dilema! que complicación! y que mala suerte joer!

Pero a veeeer!!
que este post da mucho miedo y no tiene por qué ser así, me parece aventurado decir que existen sólo esas categorías y que si vas por ese camino te va a pasar algo así, no tiene por qué ser así para todos, que miedo me da que se generalicen con estas cuestiones, porque personas que tienen dudas pueden verse reflejadas en esto sin vivir en el mismo contexto y ahí es donde cambia totalmente la cosa. Cuidadín!