28.4.05

Matrimonio, familia y amor... pero el día de hoy

Supongo que la razón central de hablar y hablar y hablar sobre las relaciones entre hombres y mujeres (en este caso, escribir) es un ejercicio de búsqueda. Tratar de encontrarle sentido a algo que muchas veces es ilógico y controversial.

¿Cómo se forman las parejas? ¿Porqué se rompen las parejas? ¿Cómo es que se genera la atracción? ¿Porqué quieres a alguien que no te quiere de regreso? ¿Porqué te quiere quien no quieres? ¿De qué sirve un matrimonio? ¿Porqué tienes miedo al compromiso? ¿Porqué te quedas con quien te lastima? ¿Porqué existe la infidelidad?...

ad infinitum

Así que este fenómeno se observa y se estudia. Y de vez en cuando nos toca ser participantes del mismo. El acercamiento académico de la naturaleza de las relaciones humanas, particularmente entre hombres y mujeres se ha estudiado desde las más diversas disciplinas. Sociología, biología, filosofía, psicología, sexología, economía. Este tema ha tocado las puertas de la política y la religión. Ha sido analizada en su todo y en sus partes, ha sido descrita y cada descripción muestra un poco del sentir social de la época en que se enuncia, así de la disciplina desde donde se contruye el enunciado.

El mismo post anterior. Verde hace un análisis histórico evolutivo de la raza humana. Cómo es que las personas eran hace mil años contra como fueron en la generación de nuestros padres. A ese análisis vertical tan sólo le hizo falta un elemento horizontal de como en el nuevo milenio hay coincidencias y bifurcaciones entre las distintas sociedades que forman un país y los distintos países que forman este mundo.

Pero el problema es que todo esto es solamente un ejercicio. Es interesante, pero no mucho más. Hablar de ello, tratar de buscar más información, acumularla, contrastarla, generarla incluso, son solamente distracciones de lo que acaba importando al final del día. Y eso que importa es como cada uno de nosotros como individuos decidimos participar en este baile de hombre y mujeres.

Como nos va a cada uno en la feria, digamos.

Así que sí hay un sentir social, pero mucho más intenso es el sentir individual. Claro que hay mujeres que se ilusionan con el paquete ya-me-casé-viviré-feliz-para-siempre y claro que hay mujeres que juegan la alternativa (digamos el viaje más solterón y profesionalmente gratificante).

Repito, qué interesante saber que cuando la gente vivía menos años había mayor probabilidad de éxito en un matrimonio. Y que ahora viviríamos con solo una persona el equivalente en años a 3 vidas de nuestros antepasados. Neto, qué interesante.

¿Pero de qué me sirve saberlo? Eso no me resuelve que de todos modos estoy aquí, viviendo mi vida y tomando mis decisiones de todo, no sólo de cómo me relaciono con el sexo opuesto. Y nos sucede a todos. Nacimos en un aquí y en un ahora. En ese aquí y ahora dado existen miles de reglas escritas y no escritas, de expectativas individuales y sociales que hay que ir sorteando en la persecución de aquello que el romanticismo nos ha llamado felicidad. El día de hoy con satisfacción me conformo.

Renuncio a una vida llena de emociones fuertes y renuncio a una vida de cumplir expectativas impuestas. Renuncio a ser taaaaaan feliz que tendría que cambiar de religión cada dos o tres días tan sólo por encontrar un nuevo dios a quien agradecer por mi felicidad. Y por lo tanto elijo la satisfacción de saber día con día que soy dueña de mi vida y de mis decisiones, con las consecuencias que ello traiga.

a.




8 comments:

grace said...

Okey, y total, ¿cuál fue tu conclusión?

Guffo Caballero said...

Buenos posts, buenos posts... Saludos...

Alice said...

Grace,
pues la conclusión del post es que prefiero satisfacción continua que felicidad efímera. Pero seguro eso cambia también, por eso es que escribo tanto sobre este tema para por fin encontrar la conclusion.

Gerson "Tlalocman" Obrajero said...

wow... interesante reflexión mais ...

Yo no creo que la Felicidad sea una meta a alcanzar, a cuantas personas vemos queriendo ser felices en la vida y frustrándose en el intento...

Considero que la felicidad, tal como la satisfacción, la vida y todo lo que hay debajo del sol es Momentaneo. La vida misma está hecha de momentos, creo que hay que tratar de que esos instantes que tengamos sean felices, satisfactorios, placenteros, etc; pero con la plena consciencia de que son perecederos.

Yo creo que tanto la satisfacción como la felicidad son efímeros, hay que disfrutar esos momentos y tratar de construir más de ellos.

sin duda muy buen post :)

Ricardo said...

Interesante reflexión. La felicidad de cada uno es diferente. Como es diferente la manera de pensar , de comer o de abrocharse las agujetas. Lo que te puedo decir que creo que debe de ser parecido para todos es que en la busqueda de la felicidad continua esta la felicidad, en otras palabras la misma busqueda es el fin de la busqueda.

Tux Dragon said...

No Alice no te cambies de religión no lo podria soportar :(

No ya en serio, en Mexico tenemos un concepto de Familia muy arraigado cosa que no se da en muchos otros paises (por ejemplo España e italia) y que inclusive han evolucionado el concepto de sociedad, como lo expresaba verde, una reestruturación en la sociedad, obvio este cambio se esta dando poco a poco tanto que no lo hemos notado del todo.

Al final lo importante es la felicidad individual ya que aunque suene un poco loco, la sociedad no es la que te mantiene feliz o si???

Armando said...

Cuando leo posts de estos, de gente seria y pensante, me siento extraterrestre. Yo fui feliz siendo solo, solterísimo y solo y soy feliz casado, casadísimo y acompañado. No baso mi felicidad en mi estado civil, nunca lo hice. Encuentro que ese tema, el de "la felicidad vía la pareja" es más femenino que masculino. El análisis de verde del post anterior carece, más bien, del enfoque evolucionista completo. La evolución se trata de eventos y probabilidades, no tanto de tiempo. Ahora mismo se están ensayando, en el mundo, dos mil millones de formas diferentes de llevar una relación de pareja. Más de las que se habían ensayado en toda la historia de la humanidad hasta 1950. ¿De qué te sirve saberlo?, eso es una decisión tuya. Hay gente que observamos lo que les pasa a otros y tratamos de aprender de ello. Hay gente que dice no poder hacer eso. En mi opinión, eso no es blanco o negro, sino simplemente, una decisión...

Exactamente igual que la felicidad.

MarthaX said...

Yo creo que si cada uno como individuos somos felices, forzosa y obviamente se verá reflejado en la sociedad. Otra cosa, aquí sería importante notar la diferencia entre satisfacción y felicidad. Yo creo que para lograr mi felicidad hay otros involucrados aparte de mí misma, a diferencia de la satisfacción, de la que soy directamente responsable.
Así, si yo, MarthaX, me caso, será una decisión absolutamente personal en la que obviamente estará involucado otro y de la que no me importará lo que los demás piensen. Si deseo dedicarle el 100% de mi tiempo a la carrera será muy satisfactorio. Pero conozco casos en que ambas cosas se combinan y las personas son felices y satisfechas (también hay solteros insatisfechos). Como decía Armando, hay millones de formas de relacionarse en pareja, pero la decisión de como hacerlo es sólo una, sólo nuestra.
MarthaX de LaFamosaX